Desde 1995, los jóvenes diseñadores Heiko Müller y Markus Riese proponen un nuevo concepto de bicicleta plegable. Un vehículo en que los dos puntos de plegado trabajan a la vez como puntos de suspensión mediante dos elastómeros. Un diseño original y vanguardista, con una estética sobria, elegante que se ganó el recononocimiento del prestigioso premio Good Design Award (2001).

Así es la Birdy: una bicicleta de doble suspensión muy rígida, rápida y maniobrable, que aporta una comodidad de conducción excepcional y que resulta tan apta para desplazarse diariamente por ciudad como para escapadas cicloturistas de fines de semana y vacaciones. En este sentido, posee como accesorio un juego de portaequipajes, anterior y posterior, que se integra en el cuadro y permite plegar la bicicleta sin interferir la maniobra. Dichos portaequipajes han sido diseñados para instalar alforjas Ortlieb y crear así un conjunto estable y muy compacto.

La gama Birdy, con cinco modelos, comparte cuadro, pero cada uno ha sido equipado con componentes y accesorios diferentes, considerando el abanico de necesidades del usuario. Además, monta ruedas de 18 pulgadas, que incrementan la maniobrabilidad sin perder velocidad.